¿En serio usamos el 10% de nuestro cerebro?

lucy

LUCY A PUNTO DE DESCUBRIR QUE NO.

El mito del 10% es una creencia falsa, al parecer basada en  interpretaciones erróneas de textos de científicos como William James, o incluso en otros mitos como el que se le atribuye falsamente a Albert Einstein al decir que sólo utilizaba un 10% de su capacidad (parece que no hay constancia en ningún sitio de que esa frase la dijera Einstein).

Pero empecemos por el principio:

EL ENCÉFALO

encefalo

Nuestro  encéfalo está compuesto por el cerebro, cerebelo y tronco encefálico. Es una estructura relativamente pequeña en relación al tamaño total del cuerpo, pero consume un 20% de la energía total diaria.

La mayor parte de la energía se emplea en controlar la actividad de los millones de neuronas y células gliales que nos permiten realizar funciones cognitivas complejas, el resto se emplea en procesos inconscientes como mantener el latido del corazón o la respiración u otro tipo de actividades complejas que están automatizadas, como conducir.

El encéfalo siempre está activo. Aquí la estructura es al mismo tiempo función, como expresa el neurocientífico Jose María Delgado, no se puede separar.

areas_funcionales_corteza_cerebral

Por otra parte, los múltiples haces de fibras nerviosas que conectan las diferentes zonas, tanto dentro de cada hemisferio cerebral como entre ambos hemisferios, hacen posible que nuestro cerebro funcione como un Todo, de forma que cuando se lesiona una zona esto repercute en el resto del cerebro. A la hora de rehabilitar las funciones de áreas cerebrales dañadas ésta es una ventaja ya que las zonas adyacentes a la lesión pueden asimilar sus funciones, sobre todo si es un cerebro en desarrollo. A esta capacidad que tiene nuestro cerebro (y el encéfalo en general) de reorganización se le llama plasticidad cerebral.

FIBRAS LICHTMAN

A través de técnicas de neuroimagen como la resonancia magnética funcional, se puede ver qué partes del cerebro se activan cuando una persona hace o piensa en algo. Un pequeño movimiento, como cerrar y abrir el puño de la mano o decir unas pocas palabras requiere de la actividad de mucho más del 10% del cerebro.

También cuando duerme, o cuando no hacemos nada, el cerebro está haciendo mucho, ya sea controlando funciones como respirar y el latido del corazón, o recordando cosas por hacer.

Cuando cualquier célula nerviosa se deja de usar se degenera y muere o es colonizada por otras áreas vecinas. Mientras están vivas, las células nerviosas están activas, no saben de vacaciones.

POSIBLEMENTE EL MITO PERDURARÁ

Y es que un cerebro que no utiliza el 90% de su capacidad serviría para explicar todo tipo de falsas creencias relacionadas con supuestos poderes extrasensoriales. Además de ser una idea que puede reconfortarnos: creer que podríamos utilizar más zonas del cerebro que no utilizamos…

homer-simpson-brain

La evidencia, sin embargo, tiene reglas diferentes de las que siguen las creencias; las pruebas nos muestran que usamos el 100% de nuestra masa cerebral,  aunque no lo utilicemos todo al  mismo tiempo, claro…